Lactancia materna, el mejor alimento para los bebés

La APROLAM (Asociación Pro Lactancia Materna), presidida por el Dr. Horacio L Reyes Vázquez, dio a conocer que lo más recomendable para aquellos pequeños menores de 2 años es alimentarse con leche materna
Ramón Cruz/GM5

En base a estudios realizados por esta asociación, conformada por mexicanos comprometidos con la salud y bienestar de los niños de México, como el Dr. Horacio L Reyes Vázquez, lo ideal es que se alimente a los bebés, durante los primeros 6 meses de vida, exclusivamente con leche materna.

Sin embargo, también se aclara que esta alternativa alimentaria se puede extender a 2 e incluso 4 años posteriores al nacimiento, si así lo desean el niño y la madre; obviamente combinándola con otros alimentos apropiados, nutritivos y seguros.
Por otra parte, es muy importante mencionar que la alimentación con leche materna, siguiendo los estándares arriba mencionados, tienen consecuencias benéficas para la salud de los niños en etapas posteriores a su nacimiento.

Por ejemplo, se podrían evitar 1.4 millones de muertes infantiles cada año, si los bebés fueran amamantados exclusivamente con leche materna; tal y como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pues, ateniéndonos a las estadísticas, se evidencia que la lactancia materna es la manera más eficaz para reducir entre un 66 y hasta 87% la mortalidad en los recién nacidos; lo cual significaría impedir 12,000 muertes neonatales cada año.Para los bebés, los beneficios por el consumo de leche materna se traducen en aspectos clave como son: el mejoramiento de la supervivencia (incluida una muerte súbita); la disminución de la morbilidad e incidencia de enfermedades diarreicas, de infecciones respiratorias, asma, dermatitis, diabetes tipo 1 y 2, leucemia, entre otras.

Además de fortalecer la salud de los bebés e infantes, la lactancia materna fortalece los lazos afectivos-emocionales de la relación madre-hijo. Pero el beneficio también es para las madres, pues al alimentar de esta manera a sus hijos, ellas mismas están favoreciendo su salud, pues disminuye la incidencia de padecer cáncer de mama y de ovarios, agiliza la perdida de peso posparto, y las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 son menores. Sumado a lo anterior, también es cierto que los gastos económicos para adquirir fórmulas artificiales se nulifican.